Veracruz, el número cero

0
  • El escritor italiano Umberto eco escribió un libro memorable publicado apenas el año pasado: número cero; la obra ha suscitado gran polémica entre los medios de comunicación Italianos.

Alberto Silva

Diputado federal

 

El escrito Italiano Umberto Eco tan homenajeado con motivo de su fallecimiento pero tan poco leído, escribió un libro memorable publicado apenas el año pasado: Número cero. La obra se ha colocado ya en la lista de títulos más vendidos en Italia y estas suscitando una polémica extraordinaria en todos los medios de comunicación.

Para no adelantar tramas ni boicotear la lectura de tan extraordinaria obra, solo adelantaré que se trata de la vida de un redactor en Jefe del Domani, un diario que se adelantará a los acontecimientos por medio de suposiciones y mucha imaginación,  sin reparar casi en el límite que separa la verdad de la mentira, y chantajeando de paso a las altas esferas del poder.

Se trata de un esfuerzo donde la verdad es lo de menos y ganar la noticia, falsa o cierta se convierte en el objetivo primario del esfuerzo editorial.

La breve reflexión viene al caso para intentar adentrarnos al fenómeno mediático que se ha originado con motivo de los últimos acontecimientos suscitados en Veracruz mismos que no pueden escapar a la esfera del proceso electoral que se viene en la entidad.

Intentar medir con el mismo racero a Veracruz que alas otras entidades del país es un error procedimental. Veracruz cuenta con más de 8 millones de habitantes, está dividido en 212 municipios y el estado del país con más núcleos agrarios con casi 4 mil. Colindante con 6 estados de la Republica, Veracruz solo puede compararse por su complejidad con el estado de México y la capital de país.

Es por ello que a partir del proceso electoral que renovará la gubernatura -por única vez con una duración de 2 años- y de la importancia estratégica de la entidad en el ajedrez político del 2018 se ha desatado una feroz ofensiva sobre el gobierno de Veracruz llena de verdades a medias y con claras muestras de linchamiento mediático  con fine políticos electorales.

Como bien lo ha mencionado  en El Universal el analista político Ricardo Alemán buena parte de la andanada contra Veracruz está relacionada con el festín favorito de los partidos. Los votos.

La ofensiva contra Veracruz ha sido de tal magnitud que se ha soslayado por completo datos que son absolutamente necesarios para intentar realizar un análisis serio y balanceado sobre la realidad veracruzana.

La lluvia descalificatoria no dice por supuesto que Veracruz según CONEVAL ya no se encuentra entre las 5 entidades de mayor pobreza de México, o bien que Veracruz realizo los mejores juegos centroamericanos de la historia pese a los augurios negativos, tampoco se dice que el estado es el destino número uno del país en materia de turismo nacional, el segundo productor de alimento del campo y que nunca en su historia había recibido tanta inversión extranjera directa nacional y extranjera en sus puertos y ciudades. De eso nada se dice.

La realidad de Veracruz no puede negarse ni se ha negado. El estado enfrenta retos mayúsculos en materia de finanzas públicas, seguridad e infraestructura, al igual que buena parte de los estados del país. Es por eso que el juicio de la opinión pública sobre la gestión del Gobernador Javier Duarte, deben tomarse en cuenta  todos los elementos positivos y negativos, blancos, negros y claroscuros para intentar un acercamiento a la compleja realidad veracruzana.

Decía Don Jesús Reyes Heroles que una elección muchas veces es el referéndum al partido que ejerce el gobierno. Pues bien, si el ambiente es tan grave como el que algunos medios profetizan, como es posible que en el último proceso electoral federal del PRI obtuviera prácticamente un millón de votos contra 400 mil de Acción Nacional y lograra con ello que la veracruzana sea la segunda bancada más grande de san Lázaro, solo por debajo del estado de México.

Igualmente como es que el PRI tiene la mayoría calificada en el congreso local y como es que gobierna desde sus gobiernos municipales a 8 de cada 10 veracruzanos.

Algo no cuadra.

Jeff Davis  en su libro El Fin de los Medios de Comunicación de Masas señala lo siguiente: la era del internet nos da más viralidad pero menos rentabilidad. Porque la información tiene un precio. Porque la calidad tiene un precio. Porque lo gratis resulta demasiado barato. Porque lo gratis es demasiado caro.

Veracruz no es un edén, pero tampoco es un infierno que se ha tratado de construir en el marco del proceso electoral y también hay que decirlo de una deficiente política comunicación social gubernamental. Veracruz  tiene logros  importantes que es necesario comunicar. No se trata de construir un Domani como el esbozado por Umberto Eco, en donde se dan como ciertas  teorías y hechos inexistentes y tampoco de ser panegirista y soslayar la realidad. Ecuanimidad y objetividad. Solo eso.

Una última pregunta si el ambiente que priva en Veracruz es tan desastrosos ¿Por qué entonces el PRI tiene ventajas en las encuestas electorales de entre el 7 y el 10 por ciento?

Agregar un Comentario