Prosa aprisa

0

 

Envía la Presidencia una Pepeseñal

Arturo Reyes Isidoro

Quienes conocen los intríngulis (intención oculta que se entrevé en una acción) de la política al estilo del PRI saben bien que el nombramiento del senador José Francisco “Pepe” Yunes Zorrilla como presidente de una las cinco mesas temáticas y regionales de los trabajos previos al pleno de la XXI Asamblea Nacional del PRI que tendrá lugar mañana sábado tiene un mensaje.

El exalcalde de Perote, exdiputado local, exdiputado federal, exdirigente estatal del PRI y actual representante veracruzano en la Cámara alta del Congreso de la Unión, donde preside la importantísima Comisión de Hacienda y Crédito Público, fue designado por el Comité Ejecutivo Nacional de su partido para presidir la Mesa Nacional de Programa de Acción que sesionó miércoles y jueves en la ciudad de Toluca.

En plena ebullición nacional por la Asamblea Nacional tricolor, porque ahí se sentarán las bases que definirán al próximo candidato presidencial, Pepe fue el único veracruzano que recibió una alta distinción de su partido, que no es más que una distinción de la propia Secretaría de Gobernación y, más arriba, de la Presidencia, esto es, de Enrique Peña Nieto.

En las reuniones previas de la cúpula priista en el poder ante un acto relevante, como en este caso su Asamblea Nacional, no se nombra al primero que se les ocurre para encargarle tal o cual comisión o acción, sino que se barajan y se sopesan hombres, nombres y sus atributos, e incluso si pueden representar una señal para propósitos futuros, como ha ocurrido ahora con Pepe.

Este joven legislador no oculta su  aspiración a ser el candidato de su partido a la gubernatura, menos a llegar a ocupar el sillón principal del Palacio de Gobierno. Curricularmente lleva un paso perfecto como militante, pues además de haber presidido su partido en Veracruz, ya fue presidente municipal de Perote y ha ocupado todas las representaciones legislativas, tanto en el Congreso local como en el de la Union. Alcaldía, curules y escaño, pues.

El peso de la distinción que han tenido para con él los presidentes nacionales del PRI, el llamado “líder natural”, Enrique Peña Nieto, y el formal, Enrique Ochoa Reza, radica en que no sólo lo nombraron para presidir una mesa de la Asamblea Nacional sino que lo enviaron a la cuna y el bastión del peñismo, el Estado de México, a su capital Toluca. El Centro de Convenciones y Exposiciones Toluca fue la sede.

En la simbología priista eso significa no sólo que lo respaldan sino que decidieron mostrarlo ya en un escenario nacional como la carta por la que apostarán y con la que se la jugarán para intentar recuperar el Palacio de Gobierno en Xalapa, esto es, Peña Nieto y Ochoa Reza enviaron urbi et orbi (a la ciudad y al mundo), al priismo veracruzano, una Pepeseñal.

Pero si la presidencia de la mesa era en sí ya una clara señal, la cena de los integrantes de la misma fue la confirmación de un gran espaldarazo.

Acompañaron al senador Yunes Zorrilla en el convivio los secretarios: de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y de Salud, José Narro Robles, dos de los presidenciables de su partido, pero también Ildefonso Guajardo Villarreal, de Economía, negociador en jefe del Tratado de Libre Comercio con los representantes de Donald Trump, además de Luis Miranda Nava, de Desarrollo Social, y Gerardo Ruiz Esparza, de Comunicaciones y Transportes.

Pero, igual, estuvo el veracruzano (de Coatzacoalcos) director general de Pemex, José Antonio González Anaya, la secretaria general del CEN tricolor, Claudia Ruiz Massieu, el exsecretario de Gobernación y excandidato presidencial, Francisco Labastida Ochoa y el gobernador anfitrión electo del Estado de México, Alfredo del Mazo.

Completaron esa nómina: Fernando Galindo Favela, subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda; Ricardo Aguilar Castillo, subsecretario de Alimentación y Competitividad de la Sagarpa; Marcelo López Sánchez, oficial mayor de la Sagarpa; Mely Romero Celis, subsecretaria de Desarrollo Rural; Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior; María del Rocío Ruíz Chávez, subsecretaria de Competitividad y Normatividad; Eviel Pérez Magaña, subsecretario de Desarrollo Social y Humano; y José Mansur Quiroga, secretario general de Gobierno del Estado de México.

En la apertura de los trabajos, Pepe, institucional como es, le hizo un reconocimiento al jefe político de su partido, Enrique Peña Nieto: “Aquí reconocemos el esfuerzo transformador de las reformas que el partido ha impulsado en el gobierno de nuestro compañero Enrique Peña Nieto”.

Entre tanto priistas del país e incluso mexiquenses cuyo grupo está ahora en el poder, decidieron muestrear ya, pues, ventanear, balconear al senador oriundo de Perote y Toluca bien puede haber sido ya la plataforma de su lanzamiento como próximo abanderado tricolor.

Lo puede ayudar el desmantelamiento

Político de buenas maneras, no estridente, congruente con su forma de actuar, puede resultar beneficiado con la limpia que está haciendo, quién lo dijera, el gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares con todo el duartismo señalado de corrupto.

No es ningún secreto el rompimiento personal de Pepe con el exgobernador Javier Duarte cuando éste se empeñó en promover una gubernatura de dos años, gubernatura que para su buena o mala suerte le vino a tocar al actual gobernante, pero que le sirvió al peroteño para alejarse a tiempo y en el momento más oportuno del gobernador más corrupto que ha tenido el país y que ha dañado severamente al priismo nacional.

Tanto el fidelismo como el duartismo se apoderaron del PRI en los últimos 12 años y lo manejaron a su antojo, marginando a todo aquel que no era de su grupo o no se sometía a ellos o no respondía a sus intereses, hasta causarle un daño que hoy tiene al partido tricolor en caída libre en la preferencia electoral y que prácticamente enterró la mejor época del priismo en Veracruz.

A ese factor circunstancial se le presenta también al aspirante priista a la gubernatura el hecho de que el Comité Ejecutivo Nacional del PRI tendrá que enviar a un nuevo delegado luego de que dejó esa representación Lorena Martínez, quien fue nombrada el miércoles pasado dirigente nacional del Movimiento Territorial.

Seguramente de aquí en adelante el CEN priista y el senador Yunes Zorrilla van a trabajar en forma articulada hasta que el senador tome el control total de su partido en Veracruz e influya no sólo en el nombramiento del nuevo delegado nacional sino también del nuevo dirigente estatal.

No ha parado de trabajar

José Francisco Yunes Zorrilla es casi de lo último bueno que le queda al PRI en Veracruz y el más competitivo para enfrentar a los candidatos del PAN, confirmado y reconfirmado que será el joven alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, y de Morena, si no cambia su decisión Andrés Manuel López Obrador, Cuitláhuac García Jiménez.

No sólo como senador sino también antes como diputado federal ha recorrido una y otra y otra vez el Estado, pero no sólo para pasearse para la foto y para tirar rollos, sino para bajar recursos para obras sentidas de beneficio colectivo o para proyectos productivos, que ha gestionado ante la Federación y que benefician a miles de veracruzanos.

De todos modos mantiene bajo perfil sin cambiar las características personales que lo caracterizan, una de ellas su caballerosidad, su honestidad, su congruencia política y personal y su institucionalidad, además de que representa una línea moderada de no confrontación menos de descalificaciones o insultos hacia sus posibles adversarios en la contienda del próximo año.

Pepe ha aceptado públicamente que aspira a la candidatura, pero también ha sido prudente al expresar que, sin embargo, todavía no son los tiempos políticos, seguramente porque no obstante que, según se sabe, se  le ha dicho ya muy en corto que él será “el bueno” y se lo confirman con hechos como el de Toluca, está muy consciente de que las circunstancias también juegan.

Pero, por lo pronto, la Pepeseñal ha sido enviada ya al priismo veracruzano.

Buena respuesta al libro de Rebecca Arenas

Concurrida estuvo ayer por la tarde la presentación del libro de Rebecca Arenas, Agenda Ciudadana: Pensar Global, Actuar Local, que tuvo lugar en el auditorio del Museo de Antropología. La obra despertó interés e hizo que el recinto se llenara y motivara la participación de los asistentes. Comentaron la obra los doctores Gloria Ornelas Hall y Francisco Berlín Valenzuela, así como la propia autora.

39 años de Análisis Político

Como todos los años, el periodista Melitón Morales ha convocado a un grupo de amigos para festejar este viernes el 39 aniversario de su revista Análisis Político. Al colega se le desea que sigan los éxitos de su publicación y los suyos en lo personal.

 

 

 

Agregar un Comentario