Línea Política

0

 Agustín Contreras Stein.

MONTANO, CANDIDATO

SE SABÍA, no había duda de que José Alejandro Montano Guzmán, llegaría, finalmente, a ser el candidato del PRI, a la alcaldía de Xalapa.

Y se sabía, porque era el único aspirante con todo el perfil que en estos momentos se requería para defender la posición que detenta actualmente el alcalde Américo Zúñiga Martínez.

De ganar, como se supone que lo hará, Montano Guzmán, se desempeñará como un buen alcalde, lo que permitiría a los habitantes de esta capital, así como a los que viven en las poblaciones que forman parte de este municipio, seguir contando con un buen gobierno, tal y como ahora lo lleva a cabo Zúñiga Martínez.

En un ambiente político, propio de los buenos tiempos del tricolor, el Ex Secretario de Seguridad Publica, del gobierno del Estado, ascendió a la candidatura de su partido y eso le da la oportunidad de comenzar a caminar por todo el municipio en busca del voto popular.

De esta manera, el PRI, ya tiene a su representante para los comicios del próximo mes de junio.

Y vendrán, desde luego, los momentos cumbres de una campaña política que desde ahora ya se ve de grandes dimensiones, sobre todo, porque del otro lado, va otro personaje ampliamente conocido por haber dirigido, también, los destinos de Xalapa.

Dos personajes en la misma ruta.

Dos personajes que darán su mejor esfuerzo para lograr convencer a la gente, sobre todo, tratándose de un municipio donde cada día se torna más difícil buscar una posición de carácter electoral, en virtud de que la ciudad se encuentra en manos de muchos dirigentes que a diario trabajan por una causa o más.

Esto lo saben ambos.

Ese será el enorme reto que tengan que enfrentar, independientemente, de la acción política de otros partidos que también, no se dude, estarán en la lucha por conseguir llegar a la Presidencia Municipal, que ahora, más que nunca, alcanza mayor importancia por ser la capital del Estado, una joya política que ningún partido político se daría el lujo de perder.

Por ahora, el candidato con más posibilidades de ganar esta contienda es José Alejandro Montano Guzmán, de acuerdo a las encuestas que se han estado manejando y a las opiniones generalizadas de mucha gente que se encuentra

inmersa en este proceso electoral. Sin embargo, hay que pensar en los resultados que se vayan alcanzando en los próximos días, conforme vayan avancen los eventos proselitistas, considerando que cada uno de los aspirantes tienen sus propios proyectos políticos, así como sus estrategias para lograr el triunfo electoral.

Se espera, como ya se ha comentado en otras ocasiones, que en esta lucha por la presidencia municipal de Xalapa, se conserve la civilidad política, donde no entren en juego los dimes y diretes para que los ciudadanos tengan también la oportunidad de ir analizando cada una de las propuestas que se habrán de hacer.

Pero, aparte de todo esto, lo importante para el Partido Revolucionario Institucional, es que, finalmente, hubo acuerdo y los diversos sectores que lo integran se sumen definitivamente a esta candidatura que ya esta avalada por la convención de delegados que se llevó a cabo el sábado pasado.

Ya no hay marcha atrás y la lucha política comenzará de hecho y de derecho para cumplir con los objetivos que se han señalado, es decir, convencer a los ciudadanos para que el próximo mes de junio vuelvan a ser los verdaderos protagonistas de estas elecciones, las cuales, también se consideran importantes por las consecuencias positivas o negativas que puedan influir en las elecciones del mes de junio, también, pero del próximo año, cuando, como todo mundo sabe, se estarán jugando las posiciones más sobresalientes, como es el caso de la Presidencia de la República, así como la propia gubernatura del Estado.

Para entonces, el panorama político será otro, pero hay quienes afirman que desde ahora, con las elecciones municipales, el termómetro político comenzaría a moverse para medir lo que vendrá en el futuro, respecto de las elecciones presidencial y gubernamental.

——————————-

Y EN ESO DE LA reestructuración de la deuda pública de Veracruz, no hubo que andar mucho.

Bastó un momento de reflexión en los actores políticos, para que esta iniciativa, presentada con las modificaciones correspondientes, se aprobara en el congreso local.

No hizo falta mucha alharaca, pues se entendía que había de por medio cierta aceptación para que este instrumento financiero, saliera adelante, sin mayor problema.

De esta manera, el Gobernador del Estado, ya se encuentra autorizado para buscar los mejores mecanismos que le puedan surtir los efectos positivos para alcanzar suficiencia económica, pues las altas tasas de interés, así como los plazos a los cuales estaba sujeta, se buscará modificar para darle un respiro a la

administración pública estatal, de tal manera, que a corto plazo tenga las posibilidades de enfrentar los graves problemas económicos por los cuales ha estado pasando y que están afectado seriamente le economía local y del Estado.

Hay que recordar, una vez más, que la derrama económica estatal, es la que sostiene la economía de la capital del Estado, y otras poblaciones importantes de la entidad, toda vez, que Veracruz, no cuenta con grandes parques industriales, ni tampoco con fuertes inversiones que produzcan, de alguna manera, suficientes empleos bien remunerados para que las familias veracruzanas, puedan subsistir.

Pasado este momento de contradicción entre el ejecutivo y el Legislativo, se espera que las cosas marchen mejor y que terminen, de una buena vez, las amenazas, los enfrentamientos políticos y toda acción que pueda seguir afectando a los veracruzanos en general.

————————————–

QUEDA CLARO que la reestructuración, aprobada por la mayoría de votos, entre ellos, los del PRI, no fue la moneda de cambio para que el Ex gobernador interino de la entidad, Flavino Ríos Alvarado, quedara en libertad, después de que fue detenido bajo varios cargos, el más importante de ellos, el haber facilitado la huida del Ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Sin embargo, queda la duda respecto de su detención, porque hasta ahora, todo parece indicar que las acusaciones que se le hacen, no tienen el soporte necesario como para haberlo sujetado a proceso y con un encarcelamiento provisional de un año.

Ya las autoridades federales, tendrán que resolver posteriormente, cuando la defensa del también Ex secretario de Educación de Veracruz, presente el amparo correspondiente, mediante el cual se permita la revisión del caso y la absolución de los cargos que ahora enfrenta.

RELACIONADO

Agregar un Comentario