Línea Política

0

Agustín Contreras Stein

NINGUNA SORPRESA

CON EL TIEMPO, las declaraciones de la Auditoría Superior de la Federación, no tendrán ningún impacto.

En su reciente comparecencia del titular de esta dependencia, Juan Manuel Portal Martínez, ha mostrado una vez más el interés por Veracruz, así como de todas las tropelías que se han llevado a cabo en esta entidad, con los recursos de su propio patrimonio.

El auditor ha vuelto a la carga con declaraciones en el sentido de que se ha descubierto que en la reciente cuenta pública correspondiente al año pasado, hay desvíos importantes por una cantidad mayor a los siete mil millones de pesos. Esto se suma a las anteriores cuentas que ya se revisaron y de acuerdo a las auditorías realizadas, la entidad veracruzana, ha sido, prácticamente desplumada, como ya todos los veracruzanos, tienen conocimiento.

Pero, lo que aquí llama la atención es que si bien la federación ya tiene las suficientes pruebas para llamar a cuentas, no tan solo al Gobernador Duarte, sino a todos aquellos que conjuntamente se enriquecieron en el gobierno pasado, entonces porque no se actúa.

La pregunta no es nueva, pues los veracruzanos, han estado esperando desde hace tiempo que se aplique la ley antes de que todo se vaya diluyendo con el tiempo y se concluya con que nada pasó.

De nada sirve, pues, que la Auditoría Superior de la Federación, siga manifestando que ha encontrado serias irregularidades, si con las anteriores ha tenido ya las suficientes pruebas, como respaldo necesario para hacer cumplir la ley.

Pero no se ha hecho y esto parece tener, no una, sino varias explicaciones que se pueden remitir a la misma federación, quien se ha hecho cargo, según dicen, de la persecución del Ex gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Ha quedado en entredicho aquella aseveración popular, en el sentido de que debe haber muchos compromisos de por medio, donde los recursos económicos que faltan en Veracruz, estén repartidos entre varios personajes de la vida pública nacional, principalmente desde aquellos días de la campaña presidencial.

Esto, necesariamente, pondría en serios aprietos al que manda a nivel nacional y desde luego, lo primero que se haría y que se supone que ya se hizo, es retener la orden de aprehensión en contra del Ex gobernante veracruzano, para no quedar expuesto a que un día se sepa la verdad y pueda perjudicar más al Partido

Revolucionario Institucional, sobre todo, en su intento de mantener el poder en México.

Pero hay otras versiones, también creíbles, en el sentido de que la detención del Ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, podría convertirse en un triunfo del mismo Gobernador del Estado, Miguel Ángel Yunes Linares, que tomaría, desde luego, como bandera principal, como la ha venido tomando desde su propia campaña política, para ganar nuevamente las elecciones en el Estado de Veracruz.

Es decir, que hay de por medio, varias situaciones que podrían justificar, de alguna manera, el retraso en la detención del Ex gobernador de Veracruz, porque podría, en aras de defenderse, despepitar lo que sabe y borrar, de un solo tajo la poca imagen positiva que le queda al Presidente de la República, en esta crisis de credibilidad por la que esta pasando.

Y por el otro lado, hay razón suficiente, desde el punto de vista político, para no ceder en estos momentos un episodio de esta naturaleza, porque beneficiaría, desde luego, al propio proyecto azul que ya se tiene en camino, porque entonces, Yunes Linares, estaría de pasado, cumpliendo con uno de los grandes compromisos que hizo con la ciudadanía veracruzana, cuando prometió llevar a la cárcel a los que saquearon Veracruz, principalmente, al Ex gobernador Javier Duarte de Ochoa.

Así, pues, se detienen dos grandes situaciones de peligro, una que podría caer en el ámbito jurídico y de justicia, y el otro, en el campo político, que a final de cuentas, es lo que más interesa en estos momentos a la federación.

————————-

SE SIGUE CORRIENDO LA VOZ de que el Ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, ya debe estar plenamente ubicado por la propia Procuraduría General de la República, pero que la detención, si ya se hizo o esta por hacerse, no se dará a conocer, sino hasta después de las elecciones gubernamentales en Veracruz, y presidenciales en todo México.

No será una noticia que se conozca antes de la justa electoral, porque entonces no beneficiaría políticamente al Partido Revolucionario Institucional, pero en cambio sí sería un éxito político para la coalición PAN-PRD, en relación a las elecciones que se juntan para elegir nuevo Gobernador de la entidad.

Se pierde, pues, la creencia de que se dará a conocer antes de las elecciones, porque el PRI, no sacaría ninguna ventaja de esto, y en sentido contrario, ayudaría a que en Veracruz, triunfara, de nueva cuenta, la coalición que llevó a Miguel Ángel Yunes Linares, a la gubernatura del Estado, recordando que esa fue la principal bandera del yunismo, para conseguir el triunfo electoral, aprovechando que los veracruzanos, se encontraban sumamente dolidos por la actuación de Javier Duarte, y de toda su gente. El cambio político, se produjo de esta manera,

lo que podría generar desconfianza en las próximas elecciones, si se sigue teniendo la misma situación, es decir, sin haber cumplido, por parte de la presente administración estatal, el compromiso contraído con los ciudadanos.

Interesante es lo que se mueve en la vida política nacional, y estatal, porque en las próximas elecciones del dos mil dieciocho, estarán de por medio estas dos importantes circunstancias, ya comentadas por varios analistas políticos a lo largo de estos meses que han transcurrido.

Esta es parte de la estrategia política que se aplica ya desde este momento y que tendrá su propio reflejo en las elecciones municipales de este año. De lo que suceda en este proceso electoral, podrían desprenderse varios resultados que impactarían, necesariamente, en el dos mil dieciocho.

—————————

Y PEPE YUNES, SIGUE estando en medio de los reflectores políticos para la sucesión gubernamental en Veracruz, en el próximo año.

Aunque pocos lo quieran ver de esta manera, el político de Perote, es la única opción política que tiene el PRI para intentar rescatar la gubernatura del Estado, pero a la vez, el poder político en la misma entidad, que ahora, aunque en poder de unos cuantos que forman parte de la alianza PAN-PRD, no parece ser tan fuerte como se creía, todavía, en el mes de diciembre cuanto se llevó a cabo la verdadera transición política en Veracruz.

Si las cosas siguen estando en el mismo plano, hay la posibilidad de que el Partido Revolucionario Institucional, logre de nueva cuenta la gubernatura del Estado, porque nadie, que se sepa, se negaría a darle la confianza a Pepe Yunes, que resulta ser el político más importante a nivel nacional.

La salida, hace unos meses, de Héctor Yunes Landa, levantando las manos para una segunda oportunidad, ya sido, como se dice, una estrategia política, pero nada más, porque los acuerdos tomados anteriormente, no pertenecen solamente a los dos Senadores priistas de la República, sino a todo el sistema político nacional priista, pues los mismos dirigentes y el poder nacional, los avalan. De otra manera, no se entiende como podrían ser ellos, únicamente, los que acordaran sin la intermediación política nacional.

Agregar un Comentario