Extracto de Chiltepín

0

De Juana, la de Paso Blanco

Desde hace ya algunas tardes, los reporteros de este medio tenían la encomienda de buscar las  dirigencias municipales de los partidos políticos, las oficinas, la militancia y entrevistarlos  sobre las actividades que tendrán en este proceso, que en menos de dos meses volverá   a caldear los ánimos de los electores.

En fin, que los reporteros del Chiltepín traían en la agenda trabajar como se debe, y en el cumplimiento de la agenda de la semana, pues se llevaron sorpresas. Hechos que en la actividad electoral, por lo convulsionado que se vivió, se pasaron por alto y que no se registraron en la cotidianidad periodística, digámoslo así: No se hizo la nota.

Ahora en la reconstrucción de la información y de las estructuras que cada partido comienza a hacer, o no hacer, los reporteros van armando de nuevo el directorio del tinglado, y a buscarlos en sus espacios de trabajo.

En un recorrido a pie del reportero,  registró que el único partido que tiene las oficinas abiertas al público, tal y como aparecen las fotografías en la página nueve de este impreso, fue el PAN. Al entrar y pedir que lo recibiera la presidenta del comité municipal de dicho instituto político, pues la secretaria dijo que no se encontraba, que había ido el día de ayer, pero que no tenía hora de oficina ni teléfono en donde se le pudiera contactar.

No supo darle los apellidos de la presidenta interina, y sólo confirmó al reportero que la dirigente se llama Juana y es de una comunidad de Paso Blanco. Como se apellidaba no supo, o no quiso darle el dato. El reportero, cansado ya de su recorrido de este oficio ingrato, se fue a la redacción de este medio y ahí al empezar a redactar, y llamar a las fuentes que se tienen del PAN, muchos militantes reconocidos y distinguidos, no supieron los apellidos de la dirigente, sólo que se llamaba Juana y era de Paso Blanco.

Cuando decían la comunidad, las fuentes le daban una inflexión especial a la voz, como si eso resolviera, cualquier suspicacia, sobre el origen o militancia de doña Juana.

Ya para esa hora de la noche, el apuro de la redacción, las presiones del diseñador, del impresor por querer tener ya “paginas hechas,” comenzaron a hacer estragos en el ánimo de los reporteros y la redacción.

Empezaron  las llamadas telefónicas a “los amigos” y contactos en ese partido, algunos contestaron, otros de plano desviaron la llamada. Después de muchos timbrazos, contestó Héctor  López Sánchez, actual regidor electo del PAN, ex director de la CAEV municipal y exdirigente de la delegación municipal de el PAN en Misantla, y quien según el reportero, confirmó tuvo que renunciar a la dirigencia para hacerse cargo de su encargo al frente de la oficina del agua, gracias a la confianza que el gobernador Miguel Ángel Yunes le diera al nombrarlo responsable en Misantla de dicha oficina.

Después renunció a ese encargo para irse al proceso electoral, como candidato en la primera regiduría de la planilla del PAN. Sin embargo  el partido no podía quedarse sin dirigente, y la secretaria del comité subió a cubrir la presidencia de manera interina mientras el proceso electoral concluía.

Finalmente en voz del regidor electo se supo que Juana se apellida Marín Rivas y que ya no es la dirigente, desde hace quince días, pues en una breve y hermética reunión, volvió a tomar posesión Héctor López como dirigente municipal de Acción Nacional. Según se supo, extraoficialmente, López Sánchez asegura que sí puede ser regidor en funciones y dirigente municipal de su partido.

Aunque ya será hasta la mañana de mañana, cuando usted amable lector  ya haya leído este Extracto de Chiltepín,  que el nuevo dirigente dará una entrevista de cómo, por qué, qué y cuándo sucedió la ascensión, la dirigencia en manos de Juana,  el éxito de ella como dirigente municipal pues logró una votación histórica, el descenso y ahora el remplazo. (Sesma)

RELACIONADO

Agregar un Comentario