En Misantla

0

Arroyo Frío y Plan de la Vega se quedan sin paso

 

Jorge Alberto Parra Hernández. A 16 de Agosto de 2012. Misantla, Ver.- Fuertes padecimientos en materia de comunicaciones son los que viven los habitantes de  la parte baja de este municipio. Con la llegada de la temporada de lluvias, congregaciones como Arroyo Frío y Plan de la Vega se quedan incomunicadas.

Cabe hacer mención que aunque en tiempo de calor los arroyos están secos, es en tiempos pluviales cuando llegan los problemas, pues un sinfín de historias de pasajeros varados se escriben a diario ante las lluvias.

Aunque el asfaltado de la mencionada vía de comunicación se comenzó desde hace cerca de tres años, y los presupuestos que se aprobaron contemplaban la construcción de los vados para que estuviera completa la carretera, éstos no se han  construido y durante las lluvias se sigue padeciendo.

Cabe hacer mención que uno de los puentes ya se comenzó a construir, pero no se ha terminado la obra del paso. En uno de los arroyos se quedó inconclusa y el calvario para pasar ahora es más grande, ya que se construyó un vado provisional de piedras y se desvió el camino por dentro de un potrero. Pero con la lluvia, el lodo hace que casi sea intransitable pasar por el sitio.

Asimismo la cinta asfáltica de la carretera no ha sido terminada del todo, pues aunque comenzó desde la comunidad rural El Diamante, perteneciente a Vega de Alatorre, el asfaltado no llega hasta la ciudad de Misantla. Faltan aproximadamente tres kilómetros de asfalto para que éste sea terminado por completo, ya que la carpeta asfáltica solamente llega hasta antes de la congregación de Buenos Aires, perteneciente a este municipio.

Tan sólo el pasado miércoles 8 de agosto y jueves 9, cientos de personas se quedaron varadas entre uno y otro arroyo, esto en el tramo carretero Misantla-El Diamante. Camiones, automóviles, personas a pie y a caballo, se quedaron esperando durante varias horas a que bajaran los niveles del río para poder pasar.

Al final los habitantes de las congregaciones afectadas por las fuertes lluvias esperan a que aterricen los recursos necesarios para que se construyan los vados y ya no se sigan quedando incomunicados en tiempo de lluvia.

En Misantla

Arroyo Frío y Plan de la Vega se quedan sin paso

Jorge Alberto Parra Hernández. A 16 de Agosto de 2012. Misantla, Ver.- Fuertes padecimientos en materia de comunicaciones son los que viven los habitantes de  la parte baja de este municipio. Con la llegada de la temporada de lluvias, congregaciones como Arroyo Frío y Plan de la Vega se quedan incomunicadas.

Cabe hacer mención que aunque en tiempo de calor los arroyos están secos, es en tiempos pluviales cuando llegan los problemas, pues un sinfín de historias de pasajeros varados se escriben a diario ante las lluvias.

Aunque el asfaltado de la mencionada vía de comunicación se comenzó desde hace cerca de tres años, y los presupuestos que se aprobaron contemplaban la construcción de los vados para que estuviera completa la carretera, éstos no se han  construido y durante las lluvias se sigue padeciendo.

Cabe hacer mención que uno de los puentes ya se comenzó a construir, pero no se ha terminado la obra del paso. En uno de los arroyos se quedó inconclusa y el calvario para pasar ahora es más grande, ya que se construyó un vado provisional de piedras y se desvió el camino por dentro de un potrero. Pero con la lluvia, el lodo hace que casi sea intransitable pasar por el sitio.

Asimismo la cinta asfáltica de la carretera no ha sido terminada del todo, pues aunque comenzó desde la comunidad rural El Diamante, perteneciente a Vega de Alatorre, el asfaltado no llega hasta la ciudad de Misantla. Faltan aproximadamente tres kilómetros de asfalto para que éste sea terminado por completo, ya que la carpeta asfáltica solamente llega hasta antes de la congregación de Buenos Aires, perteneciente a este municipio.

Tan sólo el pasado miércoles 8 de agosto y jueves 9, cientos de personas se quedaron varadas entre uno y otro arroyo, esto en el tramo carretero Misantla-El Diamante. Camiones, automóviles, personas a pie y a caballo, se quedaron esperando durante varias horas a que bajaran los niveles del río para poder pasar.

Al final los habitantes de las congregaciones afectadas por las fuertes lluvias esperan a que aterricen los recursos necesarios para que se construyan los vados y ya no se sigan quedando incomunicados en tiempo de lluvia.

Agregar un Comentario

18 − cuatro =